PORTADA





PAISAJE  Y  POESÍA  EN  LA  OBRA  DE  JESÚS  CONTRERAS, “CHECHU”

      Jesús Contreras, “Chechu”, busca, sobre todo, seducir. Algunos dirán que los trabajos  en barro, piedra o bronce de este hombre extrovertido y campechano son experimentos artísticos que tienen como meta ironizar sobre lo arquetipos ortodoxos de la   escultura abstracta .   No faltarán quienes vean en él a un amigo del desierto y la soledad que opta por un lenguaje simbólico abreviado en imágenes cotidianas y domésticas que han de repetirse cíclicamente hasta adquirir nuevos horizontes.  Es probable que estas opiniones tengan algo de verdad. Pero el gran mérito de este “bardo salense” poco tiene que ver con esa definición de su persona o con la adscripción a esta o aquella corriente cultural.  Su valor es haber tenido el coraje de inventar una nueva epopeya, la de nuestra tierra serrana –sus paisajes y sus paisanajes- y contárnosla desde su afición feliz de viajero, huyendo de cualquier vocación provinciana; y también el haberlo conseguido utilizando los recursos estilísticos con claridad, dominando un oficio vareado y ocurrente, dueño de una intuición genial.

Decía el escritor Paul Valéry que “un hombre que jamás haya intentado hacerse semejante a los dioses es menos que un hombre”.   Hace ya algún tiempo que esa lección la aprendió “Chechu” en su exacta dimensión. Por eso no dejemos de acudir a cada exposición a la que este creador nos cite, porque en cada obra “Chechu” es, porque en cada obra “Chechu” está.    

                                                                                                                                                                                                    RAUL  FERNANDEZ
                                                                                Historiador y Poeta